Caldera convencional

Caldera convencional

 

En una caldera normal de calefacción, cuando el agua procedente de los radiadores, suelo radiante, depósito de A.C.S. o cualquier otro tipo de emisor de calor que se utilice, regresa a la caldera después de ceder parte de su calor, retorna más fría de lo que se ha enviado. La caldera tiene entonces que volver a calentar el agua hasta el punto de utilización normal, para ello consume una cantidad de combustible.

Si nosotros ponemos en contacto los gases de salida de chimenea + / – (130 / 140°C) con el agua que regresa de la instalación a la caldera para volver a calentarse (55 / 65°C) conseguiremos un aumento de temperatura del agua de retorno, con lo cual conseguiremos un ahorro puesto que la caldera trabajara menos tiempo. Si el agua retorna más caliente el esfuerzo de calentarla de nuevo será menor y menor el consumo de combustible.