• Una casa calificada ‘B’ gasta 390 euros, mientras que otra valorada como ‘G’ 2.087 euros.
  • Las facturas se podrían reducir en un 51% aplicando una serie medidas de mejora.
  • Entre esas medidas, se encuentran el aislamiento de ventanas y las instalaciones eficientes.

Los hogares españoles podrían ahorrar una media de 430 euros al año siguiendo las recomendaciones indicadas en el certificado de eficiencia energética. Así se desprende de los datos del Ecobservatorio, espacio impulsado por la plataforma online especializada en certificación energética Certicalia.

El Ecobservatorio revela que una vivienda media con calificación energética B, la segunda más eficiente, gasta 390 euros anuales en calefacción, refrigeración y agua caliente. Por su parte, un inmueble con calificación G, la menos eficiente, se sitúa en 2.087 euros.

Además de conocer el estado actual del parqué inmobiliario, el certificado apunta dónde se debe actuar para alcanzar un mayor ahorro energético, subrayan desde Certicalia. En este sentido, destacan que las facturas se podrían reducir en un 51% aplicando una serie medidas de mejora.

Entre las más habituales, destacan la modificación de las ventanas para un mayor aislamiento y la sustitución de los actuales generadores de agua caliente por instalaciones más eficientes.

Via: El Mundo Economia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.